Mar
31
Oct

Intercambio con Putignano

 

La semana pasada fue una semana muy intensa para la etapa de Secundaria, ya que 17 alumnos de 4º ESO visitaron Putignano (Italia) y sus alrededores junto con dos profesores y, además, nuestros alumnos de 3º ESO recibieron la visita de un colegio de Bélgica. Ya nos vamos convirtiendo en unos expertos de los intercambios, puesto que con esta escuela italiana es el quinto año consecutivo con la que trabajamos tanto con alumnos como con formación del profesorado.

Los alumnos que acudieron a la región de la Puglia disfrutaron de cultura, la comida, la playa…, por lo tanto, vivieron una auténtica inmersión cultural y lingüística, ya que la lengua vehicular de este intercambio es el inglés.

La experiencia ha sido muy enriquecedora para todos e inolvidable, ya que desde el primer día se sentía la buena sintonía que se había generado entre todo el grupo. Los alumnos se sintieron muy cercanos a las familias y la despedida no fue tan dura ya que en la mente de todos rondaba la segunda parte del intercambio, la venida de los italianos a Logroño.

Visitamos los lugares más emblemáticos y bonitos de la zona: Polignano al Mare, Matera, Ostuni, Alberobello… En cada uno de ellos teníamos un guía que nos contaba los datos más anecdóticos y significativos de los diferentes monumentos que visitamos. Ya sabemos que en Italia se podría dar una clase de historia o de arte en cualquier esquina, por ello, en Matera tuvimos que hacer una gymkana por toda la ciudad localizando y fotografiando algunos de sus principales puntos de interés arquitectónicos y escultóricos. También hicimos un taller muy sencillo, pero que nos gustó mucho y nos permitía llevarnos un recuerdo, construimos un pequeño trullo, la casa tradicional de la zona. Además, el mismo día que hicimos el taller visitamos un pueblo en el que la mayoría de las construcciones son de ese tipo, una imagen de postal.

Nuestros alumnos y profesores han podido vivir y disfrutar de una verdadera inmersión cultural en la que nos sentimos como en casa. Las familias estuvieron muy atentas, la escuela nos acogió de maravilla… ¿Será la proximidad? ¿Será por el Mediterráneo? ¿Será el carácter? No lo sabemos, pero ahora solo deseamos que la amistad que ha surgido durante el intercambio perdure en el tiempo, porque nosotros les damos las herramientas, el primer empujón, pero el resto lo deben hacer ellos.

Ha sido un viaje espectacular y lleno de anécdotas que no olvidaremos fácilmente aunque hayamos vuelto de nuevo a la rutina.

La aventura continua en abril. MÁS FOTOS

nnn