Mié
15
Feb

 

El que ha superado sus miedos será verdaderamente libre- Aristóteles.

 

El miedo es una de las emociones básicas. Tanto en los niños como en los adultos, es una alarma provocada por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro e incluso pasado, en definitiva, es la emoción desagradable que se produce cuando percibimos un peligro o un daño – físico o psicológico- que representa una amenaza para nuestro bienestar. Si un bebé siente un ruido fuerte, el temor le lleva a llorar para reclamar protección. Por tanto, el miedo, tiene una función adaptativa. Es normal que los niños sientan miedos y que estos cambien con la edad. La tendencia natural será que vayan desapareciendo progresivamente.

Existen diferentes tipos de miedos infantiles. A medida que el niño crece y cambia, sus miedos también cambian. Algunos miedos comunes son: temor a lo desconocido, a situaciones nuevas a las que nunca se ha enfrentado, a la oscuridad…

 

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Es muy importante conocer el mundo emocional del niño para poderle ayudar a expresar lo que siente de una forma adecuada. Es fundamental tomar en serio a los niños. Para ellos puede ser muy angustioso. Es necesario que el niño sepa que tiene derecho a sentir temor. No ayudan comentarios como "venga, no llores, que no pasa nada", ni intentar convencerle de forma racional. Se puede decir al niño que no va a pasar nada, pero es aconsejable, mientras se da la explicación, consolarle de alguna forma, con abrazos, besos, caricias, etc. No es recomendable forzar al niño a que se enfrente al miedo de forma directa con la esperanza de que lo supere de manera inmediata, por ejemplo, si un niño teme la oscuridad, obligarle a dormir de golpe con la luz apagada aumentará su ansiedad, casi con toda probabilidad. Es preferible hacerlo de forma progresiva. Los cuidadores, además, deben reaccionar con la máxima tranquilidad posible. Los pequeños son muy sensibles a las reacciones emocionales de las personas importantes para ellos y pueden contagiarse de su miedo. Ante temores muy frecuentes e intensos que afecten al rendimiento escolar o a la vida social del niño, es aconsejable acudir al experto. Algunas pautas para ayudar al niño a expresar y superar el miedo, son las siguientes:

  • Hablar con libertad sobre las cosas que le dan miedo.
  • Ponerle gradualmente en contacto con lo que le da miedo.
  • Explicarle y demostrarle que el objeto o la situación temida no son peligrosos.
  • Representar con marionetas o hacer lecturas de cuentos sobre situaciones temidas.
  • Conocer con el mayor detalle el objeto o situación que le provoca miedo.
  • Enseñarle a relajarse ante situaciones que le provocan miedo.
  • Pedirle que dibuje sus miedos.
  • Anticiparle situaciones de cambio para que no le causen tanto impacto.
  • Hacerle comprender que también los adultos sienten miedo.
  • Enseñarle que tener miedo no es igual a ser cobarde.
  • No mimar al niño en situaciones en las que sepamos que tiene miedo. Cuando los adultos prestan demasiada atención al niño ante un miedo, puede ser que repita la situación, aunque sólo sea por captar su atención.
  • Si los adultos quitan importancia a la situación, en muchas ocasiones ese miedo desaparecerá.
  • No obliguemos al niño a enfrentarse a su miedo directamente, el mejor modo de superar el problema es hacerlo gradualmente, consiguiendo pequeños acercamientos a la situación y reforzando los logros del niño. Es bueno también acompañarle en situaciones ofreciendo un modelo directo, no verbal, es decir, ir con él, pero no repetir continuamente eso de “¿ves? no pasa nada”.
  • Sería recomendable también, ante situaciones que ya sabemos que dan miedo al niño, entretenerle con algún juguete o cosa, para que centre su atención en otra actividad distinta a la que produce la tensión.
  •      Vivir la situación del niño con tranquilidad, sin mostrar (al menos delante de él) preocupación o angustia. Recordemos que los comportamientos que el niño observa de los padres son los patrones que interioriza. Padres excesivamente preocupados pueden ser un mal modelo y aumentar la tensión.

  • Hay que avanzar paulatinamente. No dar importancia a los retrocesos y celebrar los pequeños pasos. La solución a los miedos no es evitarlos sino enfrentarnos a ellos. Sin embargo, en el caso de los niños, debemos hacerlo con calma y con mucho sentido común. Utilice el juego y la imaginación.
  • No reírse nunca de él o ridiculizarle por expresar miedo. Evitar siempre ridiculizar al niño por sus miedos, en especial, delante de sus compañeros. No reírse de él, no castigar ni sermonear. La atención debe estar dirigida a las posibles soluciones no a las consecuencias o castigos.
  • No asustarle para conseguir que obedezca. Procurar que las personas de su entorno no lancen mensajes amenazadores (si no comes llamaré a…; si no te portas bien se lo diré a…). No se trata de aislar o sobreproteger al niño.
  • Hasta cierto punto el niño debe ir integrando las diferentes emociones y el miedo forma parte natural de nuestra vida desde el inicio. No obstante, siempre será de gran ayuda que estas emociones estén reguladas por el consejo y el acompañamiento de los padres.

 

LIBROS Y VÍDEO PARA TRATAR LOS MIEDOS:

 √ Miedo a los animales: “¿De qué tienes miedo?”, “Un problema con patas”.

 √ Miedo a la oscuridad: “Scric scrac bibib blub”, “Encender la noche”, “¿Dónde está la oscuridad?”, “Buenas noches monstruos”.

 √ Miedo a monstruos y seres imaginarios: “Los miedos del capitán cacurcias”, “Yo matare monstruos por ti”, “Hay un cocodrilo debajo de mi cama”.

 √ Pesadillas: “Nana Bunilda come pesadillas”.

 √ Otros miedos: “El libro valiente”, “Donde viven los monstruos”, “El monstruo de colores”.

  » CORTO PIXAR: PIPER (2016) https://www.youtube.com/watch?v=A-uzJB9Bc9U

     

    Isabel Robredo Solanas

    Orientadora Ed. Infantil y Primaria y profesora

 

Lun
16
Ene

 

RABIETAS EN EDUCACIÓN INFANTIL ESCUELA DE PADRES:

Lucía y sus papás van por la calle paseando, cuando pasan por una tienda de juguetes, Lucía se queda mirando en el escaparate unas pequeñas figuritas de sus personajes favoritos. Los papás de Lucía le dicen que no pueden comprarle más figuritas, que ya tiene muchas en casa pero Lucía insiste tirando de la mano a sus padres constantemente. Los papás insisten en marcharse pero Lucía no quiere y comienza a chillar y patalear en plena calle ante los ojos de los viandantes. Los padres quedan avergonzados ante esta situación, ya que incluso Lucía comienza a patalear tirándose en el suelo, gritando y llorando. Los padres amenazan a Lucía con que se van a marchar pero no consiguen nada, al contrario los gritos y llantos se intensifican. Finalmente los padres optan por entrar en la juguetería y comprarle a Lucía la figurita que tanto quería. Lucía sale de la tienda feliz y sonriente, ha conseguido lo que quería.

 

Todos hemos podido presenciar este tipo de situaciones en muchos ámbitos como en el caso de Lucía ¿verdad?, pero estas situaciones ¿son realmente problemas de conducta?

Se entiende por problemas de conducta aquellas conductas inapropiadas para la edad que se dan con mayor intensidad y mayor frecuencia.


Pero entonces… ¿Qué son las rabietas?

Entendemos por rabietas o pataletas una forma inmadura para expresar tanto ira como enfado y la incapacidad para gestionarlo. Por lo general, los niños suelen llorar, tirarse al suelo, patalear, no hacer caso a ningún tipo de razonamiento, golpear o golpearse, dar puñetazos…



Algunas de las preguntas que hay que hacerse cuando esto ocurre como padres son:

¿Qué pasó exactamente la última vez que tu hijo tuvo una rabieta?

¿Qué la provocó?

¿Qué hizo tu hijo?, ¿Cómo respondiste tú?

¿Cuántas veces las rabietas terminan con que el niño consiga lo que quería?

¿Las rabietas aparecen también en la escuela además de en casa?..

 

ESTE TIPO DE CONDUCTAS ¿QUÉ LAS FAVORECE?

Un estilo educativo permisivo, así como la falta de coherencia entre las distintas personas que se encuentran con el niño. Por ejemplo, cuando la madre le dice que no y el padre, otro día, le diga que sí.

Todo esto puede tener distintas consecuencias en el niño. Por ejemplo, que tenga mayor dificultad en aceptar límites y normas o una mayor predisposición a la frustración, poca tolerancia al fracaso o hasta, incluso, inestabilidad emocional.

 

¿CÓMO DEBEMOS ACTUAR ANTE ESTAS SITUACIONES INESPERADAS?

ü  Reducir el número de veces en que hay que decir no.

ü  No prestarle atención; no hay problemas si no hay espectadores.

ü  La negativa debe ser irrevocable, mostrar firmeza (no dureza ni rigidez)

ü  Darle tiempo a que se recupere y sobre todo no perder la calma e intentar controlar la situación.

ü  No premiarle ni castigarle.

 

 

Os dejamos algunos enlaces de páginas web y videos que os pueden servir de ayuda:

ü  http://es.slideshare.net/ofertascalama89/desarrollosocialyemocionaldelnio-130731164305phpapp01

ü  https://www.youtube.com/watch?v=eZnaIVCEuxI

ü  http://www.rtve.es/alacarta/videos/redes/redes-aprendizaje-social-20130526-2130-169/1839588/

ü  https://www.youtube.com/watch?v=S-PTa20NNrI

ü  http://riberdis.cedd.net/bitstream/handle/11181/2993/185348.pdf?sequence=1

ü  https://edukame.com/las-rabietas-infantiles

 

DIEGO SÁENZ Y LAURA BUENO

DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN

Mié
21
Dic

 

¿El ajedrez como asignatura?

El ajedrez es un juego mundialmente conocido y que siempre ha estado presente en multitud de centros educativos de forma extraescolar. Últimamente son cada vez más las personas que quieren incorporarlo a sus centros, pero esta vez ¡dentro del currículo!; y este parece ser un objetivo de futuro en las escuelas españolas, o por lo menos así nos lo transmitieron desde el ámbito político[1], si bien es cierto que desde la fecha hasta hoy no ha habido ningún movimiento, ni si quiera de un simple peón, hacia adelante.

Son ya muchos los estudios que se están llevando a cabo sobre los múltiples beneficios del ajedrez en los alumnos, tanto en su rendimiento escolar como en su desarrollo personal y social. Algunos de esos estudios han dado frutos en forma de resultados, como por ejemplo el Estudio MiniChess Escolar[2] en el que se concluye que aprender ajedrez duplica el rendimiento de los alumnos en matemáticas y en lectura frente a los que no juegan. También algunas comunidades autónomas de nuestro país, están llevando a cabo estudios, promovidos desde las consejerías de educación, así es el caso de Cantabria[3], entre otras. Así mismo, en Andalucía se está implementando otro proyecto sobre Ajedrez Educativo a cargo de los hermanos Escobar Domínguez, que además de publicar un libro tienen también un canal de YouTube donde tienen videos muy interesantes para aprender y practicar (AJEDUCA).

Con todos estos estudios y proyectos parece razonable introducir el Ajedrez como asignatura ya que además de trabajar algunas de las inteligencias múltiples ―lógico-matemática, la lingüística-verbal, interpersonal, intrapersonal, visual-espacial y la cinestésica— también desarrolla las competencias clave que se establecen en la última ley aprobada, a saber: competencia en comunicación lingüística; competencia matemática y básica en ciencia y tecnología; competencias sociales y cívicas;  competencia digital; aprender a aprender; conciencia y expresiones culturales; sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor.

Por otro lado, además de ser un juego centenario y un deporte, el ajedrez, nos permite jugar prácticamente en cualquier lugar y sin necesidad de hacer una inversión más allá del tablero y las piezas (incluso ni siquiera esto, si disponemos de una aplicación o internet). Asimismo, es un entretenimiento estupendo para pasar buenos ratos, tanto en familia como con los amigos. Os recomendamos visitar esta página para practicar e incluso jugar con otros jugadores en línea: LICHESS.

Uno de los objetivos que más interés despierta el ajedrez es la posibilidad de empatizar con el adversario y poder prever sus movimientos; lo curioso de todo es que el adversario también puede hacer lo mismo, de modo que puede entrar en juego la táctica del despiste para no ser descubierto. Respecto a esa capacidad de empatizar, cabe decir que con la práctica del ajedrez se están poniendo en marcha habilidades sociales a un nivel elevado y resulta casi increíble observar a alumnos menores de 8 años desarrollando dichas habilidades.

Por todo lo dicho anteriormente, parece más que justificada su introducción en el currículo, pero como esto no nos compete a nosotros, sí que podemos, mientras tanto, aprender, enseñar y jugar con los niños.

 

Patricia Clemente Clemente, Maestra en Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje 

Enrique Pérez Fernández, Maestro en Pedagogía Terapéutica



[2] Estudio de la Universidad de Pretoria. Pearson 2011.

[3] BOC-2014-4958 Todavía no se han publicado los resultados, pero todo apunta a que el ajedrez beneficia en general el rendimiento escolar y sobre todo a los alumnos con TDAH, mejorando la función ejecutiva de planificación.

 

Mar
22
Nov

 

A día de hoy, es complicado conocer exactamente lo que hacen nuestros adolescentes en su tiempo de ocio. Existen peligros reales que debemos conocer para prevenir, saber que están ahí, y ser capaces de dotarles de estrategias para que sean personas con criterio, sentido común y capacidad de toma de decisiones acertadas.

No podemos vivir ajenos a la realidad que nos rodea. Nuestros chicos y chicas van a tener a su lado multitud de situaciones que en otro momento eran impensables y, de lo que ellos elijan, puede depender en gran medida su futuro próximo.  

Ahora mismo, además de temas conocidos como el alcohol, el tabaco o las drogas, se han sumado otros como las nuevas tecnologías o el mundo de las apuestas.

Raro es pasar junto a un grupo de jóvenes y no ver a alguno pendiente de su móvil. Las redes de mensajería, las conexiones a internet en estos terminales, pagadas en la mayoría de los casos por sus padres sin ningún control de navegación, nos han llevado al punto de que las conversaciones cara a cara no son la parte más importante de una relación de amistad. La media de horas, sí, sí, horas que permanecen delante de una pantalla diarias es casi mejor ni decirla y el número de veces que consultan el móvil al cabo del día… cada uno que valore y haga sus cálculos.

En nuestras ciudades, existe ahora una proliferación de lugares de juego, y por juego me estoy refiriendo a lugares donde se genera y mueve bastante dinero. En la red, por otro lado, también existen páginas muy sencillas de manejar, anunciadas en los principales medios de comunicación, que consiguen enganchar a nuestros jóvenes realizando pequeñas apuestas que posteriormente pasarán a otras cantidades más importantes de dinero.

La típica quiniela que se rellenaba con los amigos hace años ha dejado paso a apuestas de todo tipo. Las clases de apuestas nos pueden llegar a sorprender si prestamos atención. Se invierte en el número de veces que saldrá el balón por el fondo sur en un partido, el número de goles que habrá en el mismo y si alguno será de falta o en cuántas tarjetas amarillas se mostrarán durante los primeros cuarenta y cinco minutos.

Se han identificado algunos factores de riesgo que pueden predisponer a una persona a tener problemas de ludopatía: factores psicológicos (alta impulsividad, necesidad de buscar sensaciones fuertes, dificultades para afrontar conflictos y baja autoestima), factores sociales (entorno favorecedor de juego desde edades precoces o haber sufrido situaciones traumáticas o estresantes) y factores biológicos.

Ya hay medios de comunicación que en alguna ocasión se han hecho eco de todo esto Hemos de ser conscientes de que puede resultar un problema para nuestros chicos por la adicción que se puede generar o para  las propias familias, que se ven desbordadas por una situación  que no conocen y en donde no saben cómo intervenir.

En muchas de estas situaciones no es un adulto el que participa, el que sabe controlar sus gastos y conoce dónde y cómo, sino menores de edad que, escondidos tras la red o contando con personas que actúan de intermediarios invierten cantidades de dinero más o menos importantes.

Creemos que es necesario hablar con ellos, explicar este mundo y ser capaces de hacerles entender con criterio propio. Este es el objetivo de hoy, hacernos conscientes de esta realidad que nos rodea e intervenir de forma preventiva desde nuestras casas, desde la familia, ojalá lo consigamos.

 

Para entender esta situación, nos parece importante citar los tres puntos que tiene que tener un “jugador responsable” y, muchos de nuestros jóvenes, no cumplen estos parámetros:

  1. El jugador responsable juega para divertirse y entretenerse, no para ganar dinero. Sabe que puede tener suerte y ganar, pero que también puede perder.
  2. Jugar responsablemente significa tomar decisiones basadas en hechos, manteniendo el control sobre el tiempo y el dinero que quiere gastar.
  3. Jugando responsablemente, hace que la actividad del juego sea una experiencia agradable, divertida, sin riesgo de daño a sí mismo, familia y/o amigos.

 

Añadimos a continuación algunas páginas web en donde podéis continuar investigando sobre este tema tan de moda en la sociedad actual y en donde podéis encontrar recursos para controlarlo.

 

 

                                                        SANTIAGO BAÑUELOS MARTÍNEZ

                                                                  Orientador ESO

Mar
17
May

 

CREATIVIDAD Y FAMILIA: consejos para lograr un hogar más creativo

 

Favoreciendo el juego como camino hacia el aprendizaje de la creatividad.

 


Diego Sáenz Martínez de Pisón – Maestro especialista en Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje

 

Con la redacción de este artículo se pretende, de forma general, aportar una serie de datos referentes al ámbito de la creatividad y, de forma particular, exponer algunas pautas para que los padres puedan ayudar a sus pequeños a desarrollar esta habilidad cognitiva.

Para la elaboración del artículo se ha contado con la lectura y estudio de una gran cantidad de documentación sobre el tema y la realización de un trabajo de recopilación y reflexión sobre el desarrollo de la creatividad en el aula. Además de este documento, se adjunta una guía para padres y profesores sobre el tema del juego, publicada por el gobierno de Aragón. Ir al final del artículo.

 

En una sociedad en la que nos tenemos que enfrentar a múltiples casuísticas (crisis económica, desigualdades sociales, aparición de enfermedades, avances científicos…) se hace cada vez más necesario el desarrollo de las habilidades creativas desde las primeras etapas del desarrollo. En primer lugar, conviene romper con ciertos mitos que rodean y ensombrecen a la creatividad y que ha provocado que ésta haya sido dejada de lado durante mucho tiempo. Al igual que ocurre con otros componentes cognitivos como la atención o la memoria, la creatividad es inherente al ser humana y puede situarse en diferentes niveles. No obstante, ésta puede ser desarrollada y puede incrementarse, si se trabaja y si se dan las condiciones para que el niño se vea envuelto en situaciones que requieran el uso del pensamiento creativo o lateral, como también se suele denominar. Por lo tanto se trata de una facultad universal y dinámica. No es una capacidad reservada a científicos brillantes, artistas, directores de cine… La creatividad es propia del ser humano y está al alcance de todos.

Una vez que somos capaces de asumir el hecho de que todos los seres humanos hemos nacido con la capacidad creativa, es decir, esa habilidad que nos permite resolver situaciones de forma nueva y original; debes preguntarnos:

¿Qué medidas pueden tomar los padres para desarrollar la creatividad en sus hijos?

  • Prepararnos y prepararlos para acoger la creatividad en casa

Se trata de la antesala de todo el proceso que pretendemos conseguir con nuestros hijos. Es el aspecto en el que más nos tenemos que implicar y, quizás, el más difícil. Se trata de hacer un cambio de mentalidad. Es el momento de pensar en que hay que dar algo más de libertad en la toma de decisiones, dejar tiempo a los niños para que duden, para que se hagan preguntas… A padres y profes nos resulta difícil no contestar a las curiosidades de los pequeños. Muchas veces, la respuesta a las preguntas que nos hacen está en ellos mismos y pueden llegar a ella de forma más autónoma, si se lo permitimos. Se trata de ir poco a poco, desde lo más sencillo… De este modo conseguiremos que ellos mismos se entrenen y vayan mejorando y contestando a preguntas más y más complicadas utilizando el ingenio y la imaginación.

  • Optimizar el ambiente del hogar

Una persona desarrollará más su creatividad si se rodea de un ambiente creativo (padres dispuestos para la creatividad, espacios abiertos, ambiente de libertad…). Hemos hablado más arriba del primer punto; ahora bien, necesitamos propiciar algunas condiciones más, para que el hecho de volvernos unos papás creativos sea de utilidad. Siempre que se pueda, debemos aprovechar cada espacio de nuestro hogar para desarrollar la creatividad y no dedicar “ese” espacio para que nuestros hijos sean creativos. En la cocina se puede ser creativo inventando recetas, por ejemplo o inventando historias en la bañera… Los ambientes coloridos, diáfanos, la posibilidad de tener múltiples materiales para elaborar expresiones creativas (papel, plastilina, construcciones…) ayudan a que los pequeños sientan ese afán creador y se alejen de lo convencional, desarrollando así el pensamiento divergente (creativo).

  • Ser flexibles

Este es un aspecto actitudinal que los padres deben intentar desarrollar si pretenden favorecer la creatividad de sus pequeños. Se acaban las respuestas correctas o incorrectas o los dibujos bien o mal hechos. Se valora positivamente lo nuevo y la originalidad. Como padres, tenemos que abrirnos a flexibilizar el tiempo, los espacios, el uso de los recursos materiales… A veces las historias no tienen por qué acabar como siempre; nuestras hijas e hijos pueden tener en su cabeza muchos finales inventados que pueden no decir por miedo a que pensemos que son tonterías.

  • Impulsar la motivación y las emociones positivas

El aprendizaje de la creatividad tiende a ser un poco caprichoso. La investigación sobre el tema ha demostrado que las ideas y productos creativos no se desarrollan tanto como otros aprendizajes cuando, como padres o maestros, los reforzamos positiva o socialmente. Es decir, si insistimos a un niño en que su dibujo es muy bonito o que lo ha hecho muy bien, está claro que conseguiremos que se ponga muy contengo, pero no por ello favoreceremos que sus obras sean más creativas. ¿Cómo podemos motivar a nuestras hijas e hijos para favorecer que sus ideas y trabajos sean más creativos?

La motivación que lleva a las personas (pequeñas y mayores) a impulsar su creatividad es mayoritariamente intrínseca. Esto quiere decir que las ganas de crear y hacer cosas originales no reside en la consecuencia que tiene esa idea en nuestro ambiente, sino que se refleja en la propia tarea de crear. Hacer algo nuevo, tener momentos en los que surge una idea nueva, el momento en el que se produce el hallazgo de la respuesta (denominado insight por infinidad de autores) provoca una sensación de mucha felicidad y autosatisfacción personal. Además, debemos conseguir que en los momentos de creatividad nuestros hijos estén disfrutando de la tarea. Ellos estarán mejor si ven que estamos con ellos y que compartimos ese rato lúdico, de juego creativo en familia. Esto les impulsará a seguir siendo pequeños genios.

  • Fomentar el juego en sus versiones más imaginativas

Para finalizar esta reseña, resulta imprescindible otorgar una mención especial al juego; entendiéndolo como la mejor vía para el desarrollo de la creatividad en casa. Son las situaciones de juego las que favorecen, precisamente, ese ambiente de libertad y relajación que engrasa los engranajes del proceso creativo. La rigidez, las normas muy marcadas y las instrucciones inamovibles pueden provocar que los juegos de nuestros hijos no tengan mucha repercusión en el desarrollo de esta habilidad. Sin embargo, la realización de juegos en los que las normas pueden ser inventadas por los propios jugadores y en lo que toda idea que cambie el juego sea bienvenida serán los que más beneficien a la puesta en marcha de las funciones del pensamiento lateral.

Por las razones que se acaban de nombrar, se deja una guía para padres y profesores en la que podréis encontrar trucos y consejos para optimizar el juego de nuestros hijos.

 

¡Espero que os sirva!


Enlaces:

 

http://www.aulaviolenciadegeneroenlocal.es/consejosescolares/archivos/crecer.jugando.pdf

https://zaguan.unizar.es/record/48078/files/TAZ-TFG-2015-196.pdf