Jue
09
Nov

HIJOS AUTÓNOMOS, HIJOS FELICES

 

 

Maite Vallet en su libro Educar a niños y niñas de 0 a 6 años nos dice:

“Si en cada etapa de la vida enseñamos a los niños y niñas todo aquello que están preparados para aprender, se sentirán dispuestos a aprender y encantados de hacerlo”.

Antes de conocer las actividades autónomas que pueden realizar los niños según su edad, es importante que conozcamos qué supone que un niño adquiera autonomía.

Hablar de autonomía es hablar de crecimiento; crecer es pasar de una etapa a otra desprendiéndose de las dependencias de la etapa anterior y aceptando los retos que esta nueva etapa nos exige.

La ayuda de los padres en este proceso de crecimiento es fundamental para los niños. Enseñar a un niño a ser autónomo no es una tarea fácil, pero todo se aprende, y por tanto, todo se enseña. Para que los niños sean independientes y desarrollen cierta autonomía en sus vidas, debemos educarles y su grado de autonomía e independencia dependerá mucho de la educación que les demos.

A medida que crecen los niños van buscando su autonomía, desde edades tempranas, van aprendiendo mediante la experiencia y la observación una serie de hábitos que son necesarios y adecuados para desarrollarse como persona. La autonomía en estos hábitos es fundamental para el niño, ya que es su primer paso como persona autónoma, segura e independiente del adulto.

“La seguridad en uno mismo es imprescindible para seguir aprendiendo y para progresar, para crecer sanos en el más amplio sentido de la palabra. Pero la seguridad nada tiene que ver con la prepotencia en la que se educa actualmente a muchos niños. Se les da todo hecho. Dependen de las personas que resuelven su vida: les bañan, les visten y les dan de comer. No les enseñan a ordenar sus juguetes ni a recoger su ropa. Ellos mandan, deciden cuando quieren acostarse y si prefieren dormir en la cama de sus padres. Les compran lo que les pidan con tal de que no tengan rabietas. Crecen pensando que otros tienen que resolver su vida y hacer lo que ellos quieran. Sin esforzarse lo consiguen todo. En definitiva, acaban siendo inseguros, aunque aparenten seguridad; se vuelven prepotentes, “niños tiranos” que exigen que se haga su voluntad.” (Maite Vallet. “Educar a niños y niñas de 0 a 6 años”, página 19).  

En las siguientes tablas se muestran las actividades que los niños pueden realizar por sí mismos en función de su edad:

Captura

 

Existen una serie de recomendaciones para fomentar la autonomía en los niños:

  • Llevar a cabo una autonomía progresiva, procurando que el niño vaya adquiriendo hábitos autónomos, prestándole ayuda y permitiendo que el niño sea el que la pida cuando la necesite.
  • Es importante alabar al niño cuando consigue logros y es igual de importante premiarle cuando muestra interés en aprender nuevos hábitos de autonomía.
  • Confía en su capacidad y permítele que realice la tarea solo, aunque con supervisión. Si el adulto cree que el niño es capaz el niño también lo creerá.
  • Darle tiempo, es importante que demos tiempo al niño para que realice la acción, no debemos agobiarlo con la velocidad y mucho menos hacerla nosotros porque resulte más fácil y rápido.
  • Asumir que pueden cometer errores, hay que permitir que cometan errores, estos forman parte del aprendizaje y del proceso de crecer.


Así pues, la labor por parte del adulto ha de ser “fortalecedora” no “realizadora”, ya que la primera actitud favorece la autonomía del niño, siempre que se acompañe de elogios y manifiesta el interés de los padres ante la realización (o intento) de la actividad que realiza el niño; mientras que la segunda evita el aprendizaje del niño y por tanto ralentiza su crecimiento personal.

Por eso ahora, queridos padres, os animamos a poneros manos a la obra, a dar un buen ejemplo a vuestros hijos para que día a día crezcan en autonomía y así el día de mañana, tendréis unos hijos seguros de sí mismos y completamente autónomos. Ya sabéis que desde el centro escolar estamos a vuestra disposición para cualquier duda, pero seguid vuestra intuición, lo que hagáis por vuestros hijos es lo mejor siempre, nunca lo olvidéis.


Departamento de Orientación