Lun
16
Ene

RABIETAS EN EDUCACIÓN INFANTIL

 

 

RABIETAS EN EDUCACIÓN INFANTIL ESCUELA DE PADRES:

Lucía y sus papás van por la calle paseando, cuando pasan por una tienda de juguetes, Lucía se queda mirando en el escaparate unas pequeñas figuritas de sus personajes favoritos. Los papás de Lucía le dicen que no pueden comprarle más figuritas, que ya tiene muchas en casa pero Lucía insiste tirando de la mano a sus padres constantemente. Los papás insisten en marcharse pero Lucía no quiere y comienza a chillar y patalear en plena calle ante los ojos de los viandantes. Los padres quedan avergonzados ante esta situación, ya que incluso Lucía comienza a patalear tirándose en el suelo, gritando y llorando. Los padres amenazan a Lucía con que se van a marchar pero no consiguen nada, al contrario los gritos y llantos se intensifican. Finalmente los padres optan por entrar en la juguetería y comprarle a Lucía la figurita que tanto quería. Lucía sale de la tienda feliz y sonriente, ha conseguido lo que quería.

 

Todos hemos podido presenciar este tipo de situaciones en muchos ámbitos como en el caso de Lucía ¿verdad?, pero estas situaciones ¿son realmente problemas de conducta?

Se entiende por problemas de conducta aquellas conductas inapropiadas para la edad que se dan con mayor intensidad y mayor frecuencia.


Pero entonces… ¿Qué son las rabietas?

Entendemos por rabietas o pataletas una forma inmadura para expresar tanto ira como enfado y la incapacidad para gestionarlo. Por lo general, los niños suelen llorar, tirarse al suelo, patalear, no hacer caso a ningún tipo de razonamiento, golpear o golpearse, dar puñetazos…



Algunas de las preguntas que hay que hacerse cuando esto ocurre como padres son:

¿Qué pasó exactamente la última vez que tu hijo tuvo una rabieta?

¿Qué la provocó?

¿Qué hizo tu hijo?, ¿Cómo respondiste tú?

¿Cuántas veces las rabietas terminan con que el niño consiga lo que quería?

¿Las rabietas aparecen también en la escuela además de en casa?..

 

ESTE TIPO DE CONDUCTAS ¿QUÉ LAS FAVORECE?

Un estilo educativo permisivo, así como la falta de coherencia entre las distintas personas que se encuentran con el niño. Por ejemplo, cuando la madre le dice que no y el padre, otro día, le diga que sí.

Todo esto puede tener distintas consecuencias en el niño. Por ejemplo, que tenga mayor dificultad en aceptar límites y normas o una mayor predisposición a la frustración, poca tolerancia al fracaso o hasta, incluso, inestabilidad emocional.

 

¿CÓMO DEBEMOS ACTUAR ANTE ESTAS SITUACIONES INESPERADAS?

ü  Reducir el número de veces en que hay que decir no.

ü  No prestarle atención; no hay problemas si no hay espectadores.

ü  La negativa debe ser irrevocable, mostrar firmeza (no dureza ni rigidez)

ü  Darle tiempo a que se recupere y sobre todo no perder la calma e intentar controlar la situación.

ü  No premiarle ni castigarle.

 

 

Os dejamos algunos enlaces de páginas web y videos que os pueden servir de ayuda:

ü  http://es.slideshare.net/ofertascalama89/desarrollosocialyemocionaldelnio-130731164305phpapp01

ü  https://www.youtube.com/watch?v=eZnaIVCEuxI

ü  http://www.rtve.es/alacarta/videos/redes/redes-aprendizaje-social-20130526-2130-169/1839588/

ü  https://www.youtube.com/watch?v=S-PTa20NNrI

ü  http://riberdis.cedd.net/bitstream/handle/11181/2993/185348.pdf?sequence=1

ü  https://edukame.com/las-rabietas-infantiles

 

DIEGO SÁENZ Y LAURA BUENO

DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN